miércoles, 13 de junio de 2018

Siza dibuja



Álvaro siza - Florbela Espanca Cooperative Housing, Vila Viçosa, Évora, Portugal, 1979-1981

Fuente: Bocetos clásicos de Arquitectura

lunes, 28 de mayo de 2018

Mapas mentales - Linda Poon (English/ Español)



When we aren’t sure how to get somewhere, our first instinct is to plug the address into a GPS gadget and let the program figure out the rest. But by relying so much on GPS, we miss out on the thrill of exploration.
It’s the same in mapmaking, says Archie Archambault, a designer who’s making an ongoing series called “Map From the Mind.” Archambault’s maps are based solely on his own explorations and time spent with locals in a given city. “It seems kind of dishonest to make a map completely based on secondhand data,” he says. “The tradition of mapmaking is surveying and being within the parameters of the space.”
The maps he’s made won’t give you turn-by-turn directions from from point A to point B, but they will give you the gist of various cities through the eyes of locals. Call them, he says, the CliffsNotes to a city. Each map is simple, using circles to illustrate neighborhoods, parks, and other areas that communities deem meaningful or significant.



For some cities, the maps are circular—a shape Archambault says makes it easy for our eyes and brains to take in information. For others, he stayed true to the actual shape of the city. The partial diamond shape of Washington, D.C., for example, is important to the city’s history. He’s even got maps of the moon, our solar system, and our bodies, highlighting what stands out the most in those settings.
A crude map of Washington, D.C. (Archie Achambault)
A finished map of Washington, D.C. (Archie Achambault)
The project began by accident a few years back with a rather crude map of Portland, Oregon, that a friend drew for him when he first moved there. Archambault took the map, jazzed it up, and decided that he would do the same for other cities.
Since 2013, he’s been touring cities from San Francisco to D.C. to Berlin, staying with locals he’s found on the travel website Couchsurfing.com. He’s reached out to neighborhood leaders, historical societies, local cartographers, other designers—anyone who would talk to him—to understand the highlights of cities. “The whole idea behind the maps is simple communication,” he says.
Most importantly, Archambault turns off his phone during his trips, letting himself get lost in the confusing streets of Brooklyn or the intricate subway system of Tokyo. “Every time I turn off my GPS, I get panicky and my palms start sweating again, and I can’t figure out what I’m doing,” he says. “But most people don’t even try, because why would you?”
(Archie Achambault)
(Archie Achambault)
Many who’ve gotten too comfortable with GPS can relate to Archambault. Sometimes, it feels as though our brains turn to mush when we can’t access Google Maps. (Interestingly, Google announced Tuesday that the Google Maps app can now give you directions offline, making it even harder to kick the GPS habit.)




In fact, researchers have been looking at the effect of GPS use on our brains for a while now, and according to a handful of studies out there, the results aren’t good. A set of three studies from researchers at McGill University in 2010 suggest that our reliance of GPS may reduce the function of the hippocampus. That’s the part of our brain that’s responsible for learning, retaining memories, and, well, navigating.
They found that those who rely on spatial navigation—using landmarks as visual cues to determine location and find destinations—had more brain activity than those who simply relied on GPS. In another study, from 2000, researchers found that London cab drivers who navigate the city using only their knowledge of the streets had more gray matter in parts of their hippocampus than the average Londoner.
Archambault thinks that’s a waste, recalling a drive around Maine. “It’s the most confusing highway system imaginable, but even before cellphones, we still figured it out,” he says. “This part of our brain is so incredibly strong, and we really aren’t using it all.”
Indeed, our brains can do sophisticated mapping work, relying on everything from the smell of the city to the feel of a cracked sidewalk. We have what are called “place neurons,” which constantly shuffle patterns to generate cognitive maps of the world. Finding our way, as CityLab previously reported, is one of the most fundamental things humans do.
“It’s a funny challenge to turn [the GPS] off when you go to a new place,” Archambault continues. “And it’s kind of alarming how resourceful you get.”
Still, he admits that he does turn to GPS for directions, every now and then.
(Archie Achambault)
(Archie Achambault)
(Archie Achambault)
A close up of New Orleans. (Archie Achambault)
(Archie Achambault)
(Archie Achambault)




Un diseñador se basa en la exploración y el conocimiento de los lugareños para crear una serie única de mapas.

Cuando no estamos seguros de cómo llegar a un lugar, nuestro primer instinto es conectar la dirección en un dispositivo de GPS y dejar que el programa descubra el resto. Pero al confiar tanto en el GPS, nos perdemos de la emoción de la exploración.

Es lo mismo en la creación de mapas, dice Archie Archambault, un diseñador que está haciendo una serie en curso llamada "Map From the Mind". Los mapas de Archambault se basan únicamente en sus propias exploraciones y el tiempo pasado con los habitantes de una ciudad determinada. "Parece un poco deshonesto hacer un mapa completamente basado en datos de segunda mano", dice. "La tradición de hacer mapas es inspeccionar y estar dentro de los parámetros del espacio".

Los mapas que ha hecho no le darán indicaciones paso a paso desde el punto A al punto B, pero le darán la esencia de varias ciudades a través de los ojos de los lugareños. Llámalos, dice, los CliffsNotes a una ciudad. Cada mapa es simple, usando círculos para ilustrar barrios, parques y otras áreas que las comunidades consideran significativas o significativas.

Para algunas ciudades, los mapas son circulares, una forma que, según Archambault, facilita que nuestros ojos y cerebros capten información. Para otros, se mantuvo fiel a la forma real de la ciudad. La forma de diamante parcial de Washington, DC, por ejemplo, es importante para la historia de la ciudad. Incluso tiene mapas de la luna, nuestro sistema solar y nuestros cuerpos, destacando lo que más se destaca en esos entornos.

El proyecto comenzó por accidente hace unos años con un mapa bastante tosco de Portland, Oregón, que un amigo dibujó para él cuando se mudó por primera vez allí. Archambault tomó el mapa, lo animó y decidió que haría lo mismo con otras ciudades.

Desde 2013, ha estado recorriendo ciudades desde San Francisco hasta D.C. y hasta Berlín, donde se ha alojado con los lugareños que ha encontrado en el sitio web de viajes Couchsurfing.com. Se ha comunicado con los líderes del vecindario, las sociedades históricas, los cartógrafos locales y otros diseñadores, cualquiera que quiera hablar con él, para comprender los aspectos más destacados de las ciudades. "La idea detrás de los mapas es la comunicación simple", dice.

Lo que es más importante, Archambault apaga su teléfono durante sus viajes, dejándose perder en las confusas calles de Brooklyn o en el intrincado sistema de metro de Tokio. "Cada vez que apago mi GPS, me da pánico y mis palmas comienzan a sudar otra vez, y no puedo entender lo que estoy haciendo", dice. "Pero la mayoría de la gente ni siquiera lo intenta, porque ¿por qué lo harías?"

Muchos de los que se han sentido demasiado cómodos con el GPS pueden relacionarse con Archambault. A veces, parece que nuestros cerebros se vuelven papilla cuando no podemos acceder a Google Maps. (Curiosamente, Google anunció el martes que la aplicación Google Maps ahora puede darte indicaciones sin conexión, lo que dificulta aún más el hábito del GPS).

De hecho, los investigadores han estado observando el efecto del uso del GPS en nuestros cerebros durante un tiempo, y de acuerdo con un puñado de estudios, los resultados no son buenos. Un conjunto de tres estudios de investigadores de la Universidad McGill en 2010 sugiere que nuestra dependencia del GPS puede reducir la función del hipocampo. Esa es la parte de nuestro cerebro que es responsable de aprender, retener los recuerdos y, bueno, navegar.

Descubrieron que aquellos que dependen de la navegación espacial -utilizando puntos de referencia como señales visuales para determinar la ubicación y encontrar destinos- tenían más actividad cerebral que aquellos que simplemente confiaban en el GPS. En otro estudio, desde 2000, los investigadores descubrieron que los taxistas de Londres que navegaban por la ciudad utilizando solo su conocimiento de las calles tenían más materia gris en partes de su hipocampo que el londinense promedio.

Archambault piensa que es un desperdicio, recordando un paseo por Maine. "Es el sistema de autopistas más confuso imaginable, pero incluso antes de los teléfonos celulares, todavía lo descubrimos", dice. "Esta parte de nuestro cerebro es tan increíblemente fuerte, y realmente no lo estamos usando todo".

De hecho, nuestros cerebros pueden realizar sofisticados trabajos de mapeo, confiando en todo, desde el olor de la ciudad hasta la sensación de una acera agrietada. Tenemos lo que se llama "neuronas de lugar", que constantemente mezclan patrones para generar mapas cognitivos del mundo. Encontrar nuestro camino, como ya informó CityLab, es una de las cosas más fundamentales que hacen los humanos.

"Es un desafío divertido apagar [el GPS] cuando vas a un lugar nuevo", continúa Archambault. "Y es alarmante lo ingenioso que obtienes".

Aún así, admite que recurre al GPS para obtener instrucciones, de vez en cuando.




Fuente: https://www.citylab.com/design/2015/11/maps-made-from-the-mind-not-from-gps/415128/?utm_source=SFFB